Manifiesto Cristiano por la Diversidad

Una de las mejores cosas de la Creación, Señor, es lo diverso y diferente que somos lxs unxs de lxs otrxs.                                                                                       

 

 

La diversidad es buena, porque hace que cada unx de nosotrxs seamos únicxs.

Hoy queremos decir al mundo que las personas que tenemos algún tipo de diversidad, nos sentimos orgullosxs de ser como somos y de todo lo que aportamos a la sociedad, con nuestro compromiso cristiano.

Luchamos, Señor, para que la sociedad nos respete tal y como somos y sea consciente que tenemos los mismos derechos. No queremos que nadie nos discrimine. ¡Estamos contentos de ser como somos y no nos cambiamos por nadie, porque somos únicos!

Queremos que la gente comprenda que la diversidad nos hace crecer como sociedad y nos hace ser mejores, por eso  Señor, te pedimos que nos protejas para poder vivir en igualdad.

Como comunidad cristiana tenemos varias acciones importantes que llevar a cabo. La primera es el conocimiento y la valoración de la diversidad, la segunda  es la toma de consciencia de la intolerancia o el odio hacia las personas con alguna diversidad y como meta final tenemos que comprometernos para erradicar las conductas de odio y favorecer el respeto a la diferencia.

En definitiva atender la diversidad supone valorarnos y acogernos a cada persona como somos, sin ningún tipo de discriminación  hacia:                                                                                                                                              

–La diversidad cultural de todas las personas, vengan de donde vengan, que viven en nuestro entorno.

–La diversidad étnica de todas las razas que conviven en nuestro entorno.

–La diversidad funcional tanto física como psíquica.

–La diversidad en las personas con riesgo de exclusión social, con especial implicación en drogodependientes, portadores del VIH, personas sin hogar...

–La diversidad de población escolar con riesgo de fracaso escolar.

–La diversidad de expresión corporal y de expresión estética de nuestros jóvenes y  mayores.

–La diversidad ideológica, política, espiritual...en el ámbito del respeto mutuo hacia las ideas ajenas.

–La diversidad por razones de edad, dando especial importancia a la infancia, a la adolescencia y a los mayores.

–Y como no, Señor:

–La diversidad por razones de identidad de género y de sexo.

–Y la diversidad por orientación sexual.

 

La andadura de nuestro grupo comienza en Octubre de 2003.

ΙΧΘΥΣ que significa "pez", es el acróstico del griego "Jesucristo, hijo de Dios, Salvador". Su dibujo lo empleaban los primerxs cristianxs para identificarse de forma secreta entre ellxs.

Elegimos este nombre porque también nos sentimos, de alguna forma, en parecida situación: por un lado, los creyentes en Dios no aceptan fácilmente nuestra identidad sexual por lo que se dan continuas muestras de desprecio y se cuestiona nuestro sentimiento de ser hijas e hijos del Padre; por otro lado, los no creyentes nos señalan con el dedo invitándonos a abandonar la fe y, más explícitamente la Iglesia.

Nuestro grupo pretende ser un lugar de (re)encuentro con Dios, Padre y Madre, que nos llama por nuestro nombre y nos abraza. Somos y nos sentimos Iglesia Católica, ya que el fundamento principal en la que se basa, es ser la Casa de todos y todas. Somos miembros de la familia de Dios, y todxs tenemos sitio en la misma mesa.

Aquí no hay tiempo para los prejuicios. Declaramos este lugar como espacio donde Dios acoge sin condiciones, sin preguntas. Este es el sitio donde podrás encontrarte de nuevo con el Padre y sentir su abrazo de madre que te quiere tal como eres. Deja atrás el miedo, empieza a compartir tus ilusiones. Hay mucho camino por delante. Ichthys es comunidad de fe, casa de oración, escuela de la Palabra, fuente de misión, Iglesia de tod@s. Ichthys es un lugar de esperanza.

                                                         

                                                           DIOS TE QUIERE

Aunque nos lleguemos a sentir sol@s, Dios siempre está ahí.

Dios tiene un plan que lleva tu nombre.

Y te quiere así, como eres. Con tus dones. También con tus defectos. Pero sobre todo valorándote. Dios quiere que seas tu mism@.

Pon tu mano en la Cruz de la Vida, pon color a la esperanza. Disfruta del Padre-Madre que te quiere feliz.